Search

Raviolis de Espinacas y Ricotta, La tradición en vuestra casa

 

Producto típico del Belpaese, el ravioli forma parte de la gran familia de las pastas rellenas, extendida por todo el territorio, desde tiempo inmemorial y que, a nivel local, se ha desarrollado en diferentes recetas y variedades y, sobre todo, con diferentes rellenos y salsas para acompañarlos. Por ejemplo, solamente citando los más famosos: en Bolonia, los tortellini rellenos de carne; en Brescia los casonsei rellenos de embutidos, huevos y pan; en Ferrara, los cappellacci rellenos de calabaza; en Cerdeña, los culurjones rellenos de queso fresco y menta y, finalmente, los raviolis. 

Este último, su nombre deriva del término probablemente «Rabiola», que en latín medieval indica «nabo», utilizado en su momento como un relleno y ahora mucho menos común. Un plato clásico de la comida Made in Italy, una receta casera y sabrosa, fácil de preparar y equilibrada de sabores, ideal para mostrar sorprender tus huéspedes y mostrar tus talentos culinarios. ¡Garantizado por Italian Traditions!

Ingredientes (para 6 personas)

3 huevos

400 gr de harina

Agua

Sal

300 gr ricotta

100gr espinacas

5 Cucharadas de queso parmesano

Nuez moscada

Mantequilla

Preparación

Vamos a empezar por el relleno, después de hervir las espinacas, escurrir, exprimir bien, cortarlas y dejarlas secar en una sartén con un poco de mantequilla. Ahora dejar enfriar las verduras, agregar la ricotta y el queso parmesano, sal al gusto y una pizca de nuez moscada y mezclar bien hasta que la mezcla sea suave. Transferir la mezcla en un tazón y agregue un huevo, dejar reposar en el refrigerador e iniciar a preparar la pasta. Formar una fuente con la harina tamizada y agregar el resto de huevos y una pizca de sal. A continuación, batir los huevos con un tenedor de madera y fundir la harina en el interior de la fuente.

Trabajar la mezcla con las manos durante 15-20 minutos, mezclar bien los ingredientes e incorporar, de vez en cuando, en la superficie de trabajo un poco de harina. Continúe de esta manera hasta obtener una masa firme y suave, entonces, cuando la masa empiece a tener burbujas, recogerla toda formando una bola. Dejar reposar durante media hora en un recipiente y extender la masa en dos hojas. En este momento, se empieza a distribuir el relleno en pequeños montones bien espaciados entre ellos, luego cubrir con la otra hoja y presionar con los dedos alrededor del abultamiento para sellar bien las dos pastas. Para finalizar, se cortan las masas formando cuadrados homogéneos que luego se hierven en agua con sal durante unos minutos. Al servir, añadir un poco de mantequilla y Parmigiano para darle sabor.

 

Write a response

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Close
Your custom text © Copyright 2018. All rights reserved.
Close