Search

Chocolate, Descubriendo el alimento de los dioses

Sabroso y disponible de forma natural en grandes cantidades, los frutos y las semillas de las plantas fueron uno de los primeros alimentos que el hombre apreció, descubrió y procesó desde tiempos ancestrales. Entre ellos, destaca uno por su gusto, se trata de las semillas de la planta Theobroma Cacao, más conocida hoy en día como el chocolate. Gracias a su sabor único e irresistible, desde su descubrimiento este alimento ha gozado de gran fama aclamada y, con frecuencia, se le ha considerado de origen sagrado o divino. Nosotros en Italian Traditions hemos querido investigar sobre este preciado alimento y hemos descubierto algunas curiosidades.

Los orígenes del chocolate están asociados con el período maya. Estas personas nativas fueron probablemente los primeros en cultivar el árbol del cacao. Esta planta tiene orígenes muy antiguos, de acuerdo con investigaciones botánicas precisas, se puede asumir que sus orígenes se remontan a hace más de 6000 años en el Amazonas y el área del Orinoco. Ya en ese momento, el chocolate se consideraba un alimento para los privilegiados, de hecho, los mayas lo reservaron solamente a las clases más nobles de la sociedad y a gobernantes, nobles y guerreros. También en aquellos tiempos, solían consumir una bebida de cacao hecha con agua caliente y, de hecho, el origen mismo de la palabra chocolate está estrechamente vinculada con esta receta: se tomó el nombre chacauhaa, una unión de las palabras caliente (chacau) y agua (haa).

Sinónimo de chacau era chocol, del cual deriva chocolhaa, seguramente el primer nombre que más se acerca al chocolate español. Con todo esto, el uso de los granos de cacao no se limitaba a esta bebida. De hecho, estas poblaciones los utilizaban como unidad básica para medir y contar, como moneda de cambio en el comercio, mezclado con incienso y – frecuentemente – con sangre de los sacerdotes y como ofrenda a los dioses durante las grandes ceremonias sagradas. El primer europeo para degustar este manjar fue Cristóbal Colón, cuando en 1502, durante su cuarto viaje a las Américas, frente a la costa de Honduras, estuvo en la isla de Gunaja y luego trajo la semilla sagrada al viejo continente.

Con su llegada a Europa alrededor de 1520 y durante todo el siglo XVI, el chocolate sigue siendo de uso exclusivo de España, lo que hizo aumentar sus cultivos. Más tarde, a partir de 1600, se convirtió en un lujo exótico difuso en las mesas de los nobles, que creían que el codiciado alimento poseía milagrosas propiedades y el poder de sanar. En siglos posteriores, la utilización de este alimento rico y sabroso se hizo cada vez más generalizada y ahora el chocolate es, sin duda, uno de los más respetados en el mundo de los dulces.

Se conoce en tres variantes principales que consisten en chocolate con leche, blanco y negro dependiendo de la preparación de cacao puro y la concentración, que ahora se trabaja en un sinfín de formas y preparaciones, a menudo con la adición de sabores adicionales, tales como guindilla, pistacho y sal. Hoy en día, la planta de cacao – incluyendo modificaciones genéticas – contiene aproximadamente 14.000 variedades catalogadas. Se trata pues de uno de los más deliciosos manjares que la naturaleza nos puede ofrecer, tan convincente como lo era para los antiguos mayas y aztecas. Suficientemente sagrado y delicioso para ser todavía conocido como el alimento de los «dioses».

Blando y suave, delicado y seductor. Concedete un momento divino en  un dulce viaje por el IT5 de la semana.
Write a response

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close
Your custom text © Copyright 2018. All rights reserved.
Close