Search

Chocolate, Todas las variaciones del placer

Planta de origen muy antiguo (en existencia por más de 6000 años), actualmente es probablemente el dulce más conocido, popular y apreciado por los gourmets de todo el mundo. Desde las civilizaciones precolombinas fue considerado el alimento de los dioses, sagrado y precioso, de modo que únicamente las clases más nobles podían permitirse el lujo de comerlo, utilizando sus semillas como moneda. Obviamente estamos hablando del chocolate, que desde su llegada en el Viejo Mundo a principios de 1500 enamoró a reyes y nobles de toda Europa por su sabor fuerte y amargo. A lo largo del 1500 el cacao fue, sin embargo, una prerrogativa de España, el cual era único que lo comerciaba y lo distribuía, pero en 1600 gracias a la presencia española en el sur de Italia y de los Saboya en el norte, el chocolate hizo su debut en el Belpaese.

Inicialmente, permaneció reservado para las clases altas de la sociedad, pero a lo largo de los siglos se extendió ampliamente entre la población y ahora todo el mundo, al menos una vez en su vida, ha probado este placer divino. Con el tiempo, obviamente, se han buscado diferentes formas de trabajarlo y de enriquecerlo para llegar a contar con diferentes tipos de chocolate, existiendo muchas más de las que pensamos. Para tener una mejor idea, aquí están las cuatro variedades principales y sus respectivas características.

NEGRO: un sabor brillante, amargo y persistente, el chocolate negro es el más intenso de sabor y la variedad con el mayor porcentaje de cacao. De hecho, para ser llamado como chocolate negro debe consistir en al menos un 35 % de cacao, pero a menudo se parte de 70 % hasta más del 90 % para los verdaderos amantes de este sabor antiguo y fuerte.

LECHE: Más suave y blando, el chocolate con leche como su nombre indica está hecho de azúcar y leche, con un porcentaje de cacao que debe ser de al menos el 25 %. Añadiendo otras grasas de la leche se obtiene un mejor chocolate con leche, de sabor más cremoso y «cándido». Lo prefieren generalmente los niños y es muy sensible al calor.

GIANDUIA: Esta avellana es una variedad nacida en Turín, a mediados del siglo XIX, donde al delicioso chocolate se le añaden estas avellanas finamente trituradas. A menudo, se utiliza el chocolate con leche para satisfacer a los más golosos Más brillante y limpio, es bien conocido en Italia, pero ahora se ha extendido en todo el mundo.

BLANCO: El chocolate blanco se hace mezclando manteca de cacao, azúcar, leche o productos derivados de ella. Tiene un sabor muy dulce y, por lo tanto, a menudo se utiliza en repostería para preparar un mousse, la panna cotta y otros postres deliciosos. El hecho es que, en teoría, no es ni siquiera un chocolate, ya que no contiene cacao puro.

Finalmente, a todos estos tipos de chocolate, se les puede añadir otros ingredientes para enriquecerlos, tales como nueces, almendras, avellanas, pistachos y también sustancias aromáticas -de los cuales la más común es la vainilla. Con todo esto, sea cual sea la forma en que se presenta o como esté elaborado, la verdad es que esta antigua semilla aún conserva todo el encanto y sabor como antiguamente, manteniéndose así como siempre se le ha conocido: el alimento de los dioses.

Blando y suave, delicado y seductor. Concedete un momento divino en  un dulce viaje por el IT5 de la semana.
Write a response

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Close
Your custom text © Copyright 2018. All rights reserved.
Close