Search

Detrás de la escena productiva de la cerveza artesanal Italiana

 

¿Alguna vez has pensado que detrás de cada vaso de cerveza que bebemos hay un largo proceso de elaboración? Se trata de un proceso natural, como se hacía siglos atrás, pero perfeccionado por la experiencia, el conocimiento y las últimas herramientas tecnológicas. Vamos a ver, paso a paso, cómo cuatro elementos simples y muy comunes en la naturaleza como la cebada, agua, lúpulo y levadura, se combinan y se transforman para dar vida a la bebida más antigua y popular del mundo, la cerveza.

Se parte de la cebada, eligiendo la mejor calidad, cuyas habas se ponen en agua para germinar hasta que, llegado a la humedad necesaria, germinan durante varios días. La cebada germinada se denomina malta la cual se seca posteriormente en el horno. De acuerdo con el grado de tostado alcanzará un color (rubio, dorado o tostado) y una fragancia diferente, que luego afecta a la apariencia y al sabor de la cerveza. La malta de cebada se muele, reduciéndola en harina que luego se mezcla con agua en una caldera hasta que se convierte en una pasta homogénea, llamada mosto.

En este punto, el mosto se lleva a ebullición, se filtra y se separa de los restos de malta de cebada. Después se añade el lúpulo, capaz de dar a la cerveza su sabor amargo característico y se deja enfriar el mosto antes de pasar a la fase de fermentación. El mosto se deja fermentar en contenedores especiales. Es esencial en esta fase, el papel de la levadura, capaz de transformar los azúcares presentes en el mosto en alcohol y dióxido de carbono. Sin la adición de levaduras, de hecho, el mosto no se convertiría en  cerveza.

Los dos grandes familias de levadura utilizados para este fin son Saccharomyces cerevisiae y Saccharomyces carlsbergensis. Una excepción a esta regla son algunas cervezas raras, producidas en algunas localidades de Bélgica, las cuales fermentan de manera espontánea utilizando una levadura  presente en el aire de estas zonas. Después de la fermentación, la cerveza se vierte en tanques especiales donde se deja durante cuatro a seis semanas para que madure. En esta etapa todos sus componentes se refinan y se estabilizan.  Normalmente, la mayoría de las cervezas se someten a una filtración adicional para eliminar cualquier rastro de levadura y otros componentes que hacen que la bebida  sea turbia. La cerveza en este punto está prácticamente lista para ser envasada y luego consumida. El embalaje, de ningún modo es la parte menos importante. Sólo operando correctamente y con la mayor atención, de hecho, la cerveza puede llegar al consumidor con sus cualidades originales intactas.

La botella de vidrio oscuro, marrón o verde es el mejor material para preservar, a lo largo del tiempo, las características de la cerveza y protegerla de los efectos negativos de la luz solar. Por otro lado, la tapa de metal aún garantizando un cierre hermético perfecto, en botellas con un particular significado se utilizan tapones de corcho, cerámica y caucho o tapones de rosca. También la lata,  ligera, cómoda,  fácil de transportar, almacenar y  de abrir en cualquier momento y lugar, es muy apreciado por algunos grupos de consumidores. El  barril, con una capacidad considerablemente mayor (25-30-40 litros), que se utiliza principalmente en bares y restaurantes para aquellos clientes que la prefieren, contando con un gran número de entusiastas. Además, la cerveza envasada de esta manera es muy fragante, pero es delicada y, para degustar en su mayor esplendor, debe ser consumido en un corto periodo de tiempo.

Al igual que otros alimentos y bebidas naturales, la cerveza teme a los cambios de temperatura, la acción del oxígeno y el efecto negativo de la luz. También mohos y bacterias pueden atacarla si no se  conserva correctamente. Pero es, sobretodo, el tiempo su enemigo más tortuoso. De hecho, la vida de una cerveza, después de su producción no supera los 18 meses. ¡Ahora que ya sabéis cómo se hace la cerveza artesanal, sólo os queda probarla!

Rubia irresistible con gas o tentadora e seduciente ámbar, la cerveza italiana es ideal para cualquier ocasión. Galardonado y ampliamente reconocido, para un informale aperitivo bajo el cielo de verano o como acompañante para una noche de relax, siempre es el momento adecuado para disfrutar de un sorbo de pasión y tradición Made in Italy. El IT5 de esta semana nos introduce en el mundo de la cerveza.
Write a response

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Close
Your custom text © Copyright 2018. All rights reserved.
Close