Search

Un dulce, muchos nombres

 

Que es un dulce, es claro para todos. Que es delicioso, también. Puede ser frito u horneado y se prepara típicamente en el período de Carnaval. Sus orígenes se remontan a la antigua Roma y fue nombrado frictilia porque se fríen en manteca durante el período de Saturnalia (Carnaval, incluso si Saturnalia se celebraba en diciembre). ¿Por qué para el Carnaval? Debido a que en la antigüedad los cerdos fueron sacrificados a principios del año y, consecuentemente, había gran abundancia de grasa – lo cual era ideal para freír este dulce rectangular, llamado de diferentes maneras dependiendo de los lugares de Italia donde se prepara y se come. Por otra parte, el Carnaval se celebra antes de la Quaresma, un periodo bastante rígido desde el punto de vista de la alimentación (comer este dulce frito compensaba el período de privación del siguiente).

Este dulce se puede consumir tal cual o sazonado con azúcar en polvo, chocolate, Alkermes (un licor italiano) o miel. Con el tiempo la receta se ha cambiado muchas veces, especialmente según la disponibilidad o bien adaptándose a realidades modernas (ya que la receta original resulta verdaderamente calórica). La gran variedad de esta receta es freír con aceite en lugar de grasa o bien hornear al horno. Por otra parte, se puede utilizar la harina integral en lugar de la blanca e, incluso, hay recetas para veganos y celíacos. Para los primeros, sustituyendo huevos y mantequilla por harina de patata y aceite virgen extra; para los segundos utilizando harina libre de gluten. Como bien anuncia el título del artículo, este dulce se conoce con diferentes nombres en muchos lugares de Italia.

El más común es chiacchiere, que se utiliza principalmente en el centro y sur de la península (en Basilicata, Sicilia, Campania, Lacio, al sur de Abruzzo, Molise, Umbria, Puglia, Calabria, Sassari y Parma), con algunas excepciones en Massa, Carrara, Milán y La Spezia. En Nápoles se nombraron así porque la Reina de Savoia hablaba tanto que uno de sus chefs le dio este nombre a este dulce tan apreciado por ella – chiacherare en italiano quiere decir ‘charlar’. En Génova, Turín, Asti, Imperia, Savona se les llama bugie (de Boxie de Liguria); cenci y crogetti en Prato y Florencia, donde el nombre recuerda el ápice, el remanente. De derivación latina (crustulum, almendra azúcar, galleta o una rosquilla) aparecen crostoli, gròstoi y grustal en Imperia, Rovigo, Vicenza, Treviso, Trentino y Venezia Giulia, crostui en Friuli y sprelle ( del latino crispus, arrugado) en Piacenza. Fiocchetti en Montefeltro (Marche) y Rimini (Emilia Romagna), debido a la forma que se le da al dulce a veces: tan solo una franja rectangular y llana, pero anudada sobre sí misma.

En Roma, Viterbo, Perugia y Ancona se les llama frappe, del antiguo término francés que viene a significar franja (los bordes dentados de este dulce), sfrappe en Marche, sfrappole en Bolonia. Galani en Venecia, del español ‘gala’ utilizada por Carlo Goldoni para indicar un elemento decorativo, un lazo para llevar en ocasiones frívolas. Entre estos nombres, surgen también las meraviglias de Cerdeña, nombre probablemente de origen español que identifica a este hermoso dulce.

Para un Carnaval delicioso, sumergiros en los sabores de una Italia de mil colores. Italian Traditions os lleva a los mejores restaurantes con la IT5 de la semana.
Write a response

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Close
Your custom text © Copyright 2018. All rights reserved.
Close