Search

Onlus italianas: Mango y las dos mujeres que han alfabetizado Paraguay

En 2015 Mango, una de las organizaciones italianas sin fines de lucro dedicadas a la alfabetización en el Tercer Mundo, cumplió 10 años, y hace unos meses en el Hotel Flora de Roma recibió el reconocimiento oficial de la Ministra de Economía de Paraguay, María Epifanía González. En los últimos años, el trabajo de lo que es absolutamente una de las organizaciones sin fines de lucro italianas más exitosas, ha ayudado a reducir el porcentaje de analfabetismo en Paraguay del 78 al 22%.

Es un gran resultado, dice no sin emoción la presidenta Stefania Querini, que nos encontramos sólo en ocasión del reconocimiento público. Nuestro compromiso ha impulsado al gobierno de Paraguay a apoyarnos a través de fondos institucionales.

«No creíamos que encontraríamos tanta pobreza e ignorancia», continúa Stefania, recordando cómo empezó todo.

Un analfabetismo del 78%, un país tranquilo y atrasado. Las miradas que todavía tengo en mis ojos, volviendo a ese viaje, son miradas perdidas, resignadas, sin esperanza. Y lo que me llevó a hacer algo fue comprobar que los niños eran los más afectados. Dormían en cabañas sin techo, pero a menudo también bajo los árboles.

MangoOnlus-italiantraditions

Stefania, Anna, como muchos amigos que se toman en serio y con extrema seriedad el trabajo voluntario realizado por las muchas organizaciones italianas sin fines de lucro, en 2005 deciden hacer un viaje, y siguiendo los consejos de Anna, que ya había visitado el país y se quedó impresionada, se deciden por Paraguay.

A lo largo del camino que les llevó a recorrer lugares y situaciones donde la pobreza y el analfabetismo son precisamente la figura más evidente, se encuentran con las monjas misioneras redentoristas. En esos días tuvieron la oportunidad de conversar tanto con la Hna. Ermana Fabiola Camacho, responsable de la misión, como con Don Attilio Cardioli, otro misionero que en ese momento coordinaba las misiones italianas en Paraguay. Así que, de vuelta en Italia, Stefania, Anna, a las que más tarde se añadieron Marisa y Gioia, se pusieron en marcha y crearon una organización sin ánimo de lucro en poco tiempo.

Lo primero que le pregunto a Stefania es con qué criterio han elegido el nombre de esta asociación que destaca entre las italianas Onlus.

El nombre, me explica Stefania, proviene de la planta, que es la principal fuente de alimento para la población pobre. Y luego porque la planta de mango es un árbol bajo con follaje grande y proporciona refugio y cobijo para aquellos que no tienen un techo.

Cuéntanos sobre el camino que Mango ha tomado entre las organizaciones sin fines de lucro italianas en los últimos años

“El primer proyecto al que nos dedicamos fue la escolarización. Lo perseguí a través de la adopción a distancia, cuyo producto proporcionaría, además de alimentos y ropa, también una vía escolar para los niños adoptados. Convencidos como estábamos y estamos de que la peor miseria de un pueblo es sobre todo la ignorancia. Gracias a las numerosas adhesiones, en menos de dos años hemos alcanzado las mil adopciones. Afortunadamente, la membresía continuó creciendo debido a los muchos eventos organizados con la participación de gente de la industria del entretenimiento, asociaciones de fútbol, atletas y muchos amigos. Así que nos arremangamos de nuevo y decidimos, de regreso a Paraguay, elegir un lugar donde construir casas para acomodar no sólo a los niños, sino también a las familias. Hoy tenemos treinta y seis”.

MangoOnlus-italiantraditions

¿Y después?

Y luego en 2009 llegó el proyecto ‘La Villa del Sol’. Un pueblo en Karapeguà, a 100 km de la capital, la Asunción, que también podría actuar como una comunidad, donde las familias pobres con hijos y los niños huérfanos podrían crecer juntos, en un ambiente familiar de intimidad y calidez. El pueblo incluía diez casas. Después de sólo diez años, los hogares que se han unido a los de las organizaciones italianas sin fines de lucro dedicadas a los niños se han convertido en dos con veintitrés niños huérfanos. En los últimos años, los que han crecido mientras tanto, además de estar escolarizados, se han hecho responsables y se les han encomendado proyectos. Hoy en día hay cinco casas, dos de las cuales son habitaciones, una ha sido utilizada como servicio social, otra como casa de oficios y la quinta es una guardería. Dentro de Villa del Sol también hay una granja donde los niños pueden cultivar su propio jardín y cuidar de sus propios animales. Para que toda la comunidad pueda ser autogestionada y mantenida.

Los resultados hablan por sí solos, pero ¿qué hay en el futuro de Mango?

En el futuro de Mango hay otros proyectos que ya están tomando forma. El proyecto Mamon y el proyecto Arte. El proyecto Mamon, dedicado a los niños discapacitados, es una iniciativa de apoyo a las familias con niños discapacitados – que se une a otras organizaciones italianas sin ánimo de lucro con el mismo objetivo – para enseñarles a cuidar a sus hijos de la manera más adecuada, proporcionándoles herramientas y apoyo psicológico. Ya hay 48 niños en cuidado. Y para el proyecto Arte empezamos a coleccionar y enviar instrumentos musicales. Un músico paraguayo está enseñando a nuestros niños a jugar, acercándolos a la música. El arte también es alimento para el alma.

Stefania está convencida de que siempre cosechamos buenos frutos. Mis mejores deseos a Mango para una vida muy larga y mucho, mucho, mucho más recogidos.

Write a response

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Close
Your custom text © Copyright 2018. All rights reserved.
Close