Search

Occhiali da vista

 

Cada vez que se habla de un objeto importante, todos parecen tener una historia que demuestra que, en realidad, ha sido inventado en la patria donde se narra. Las gafas de vista son un ejemplo perfecto: atribuidos casi a todas las naciones – pero la verdadera verdad es que eran italianas. Y lo son aún hoy, naturalmente, des del momento en que la empresa milanesa Luxottica tiene prácticamente el monopolio del mercado, pero conviene remarcar que ya lo tenían des del inicio.

Las propiedades ópticas de los cristales se han conocido des de siempre. En la antigua Grecia, los estudiosos utilizaban recipientes de cristal con agua para aumentar el tamaño de las letras y de las cosas pequeñas; en la Roma imperial, Nerón utilizaba una esmeralda como telescopio natural para poder ver mejor las batallas entre gladiadores; en Arabia los matemáticos trabajan con espejos ópticos durante años. Pero todo cambión el 1100 en Venecia. De hecho, la República de Venecia, construyó la primera industria del vidrio en todo el mundo, manteniendo en secreto su elaboración, tanto que ubicaron sus fábricas en la impenetrable isla de Murano. Esto le permitió experimentar varias técnicas de producción e, incluso, establecer leyes rigurosamente estrictas para proteger su comercio. A través de estas leyes, se pueden encontrar normas específicas en materia de lentes de aumento y de lentes para la vista en el año 1284 – lo que quiere decir que en aquel momento sus productos ya eran tan difusos y comunes que se hacían copias baratas de ellos. Así pues, los históricos ubican el nacimiento de las gafas alrededor del año 1180.

Sin embargo, la primera mención oficial y directa sobre las gafas proviene de un serón pronunciado el 23 de febrero de 1306. En él, el fraile Giordano da Pisa dice que las gafas estuvieron públicamente en venta hacia 20 años, pero que su secreto era aún desconocido. Se dice que este sermón inspiró a su compañero Alessandro della Spina a analizarlas y, algunos años después, reveló al mundo como se construían. Si estas pruebas no os convencen, tenemos también la primera representación de una gafas de vista. Se trata de fresco de 1352, en el convento de San Nicolò de Treviso, que muestra una cuarentena de predicadores estudiando en su escribanía. Uno de ellos, Ugo da Provenza, lleva puesto – sin lugar a dudas- unas antiguas gafas.

Write a response

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Close
Your custom text © Copyright 2018. All rights reserved.
Close