Search

La cerámica de Faenza, Los hermosos productos de la Romagna

 

Faenza es conocida en todo el mundo como sinónimo de cerámica. Hace unos cinco siglos, las fábricas Faenza eran un punto de referencia fundamental para la producción de cerámica europea: de hecho, el término » faenza – fajence » se utiliza en algunas regiones de Europa como sinónimo de mayólica. La ciudad de la Romagna, de hecho, por su rica de arcilla roja tomada desde el lecho del río Lamone, era natural que desarrollase esta técnica; la imaginación innata de los artesanos locales hizo el resto, y tan pronto como la Edad Media Faenza llegó a ser conocido más allá de las fronteras de la ciudad por la belleza y la calidad de su cerámica.

La cerámica vidriada tradicional comenzó como en cualquier otro lugar, por la necesidad de hacer envases de agua y la continúa necesidad de crear utensilios de cocina tales como cuencos, jarras, floreros, etc. Además de los simples objetos del uso cotidiano, en aquella época también se utilizaban hornos para la cocción de la cerámica para crear ornamentales de regalo para los señores de aquella época. Gracias a diversas influencias, oriental y español-morisco, en los talleres artesanos desarrollados en el  siglo XV, se amplió la gama de motivos decorativos.

Con un descubrimiento innovador, la adición de estaño a la composición de esmalte, Faenza  obtenía superficies muy compactas en blanco y en el que se destacaban incluso más decoraciones. La belleza del esmalte de Faenza es aún más evidente en los objetos decorados con pequeños toques de luz y colores apenas mencionados, desarrollados a principios del siglo XVI; estas cerámicas eran conocidas en todas partes como «Faenza Bianchi«. Un maravilloso ejemplo de esta producción de cerámica es el suelo realizado por «Pietro Andrea dei Balestracci» para la Capilla Vasello en S. Petronio de Bologna en el año 1487 y compuesto por 1079 baldosas hexagonales todas diferentes.

De extrema belleza son también las plazas centrales de la ciudad de Faenza, en las que todavía se imponen  palacios medievales y renacentistas y la catedral, la cual conserva la hermosa arca de S. Savino, obra de Benedetto da Maiano. En el antiguo convento de S. Magloriose alberga el rico Museo Internacional de Cerámica, un motivo de orgullo para la ciudad de la Romagna. La exposición permanente del MIC se estructura a través de dos rutas que separan, la sección dedicada a la cerámica antigua, colocadas en los espacios restaurados  del antiguo convento; con la sección del siglo XX, que en su lugar se encuentra en la nueva ala construida a finales del siglo pasado. Con esta opción, el museo ha querido destacar la fructífera relación entre los personajes de los distintos estilos y el «hacer la cerámica» a través de los siglos, hasta nuestros días.

 El renovado interés en las «artes aplicadas«, estimulado por los acontecimientos de principios de siglo, ha dado paso a un proceso de actualización formal, decorativo y técnico (de la Fábrica Fratelli Minardi, así como la fábrica Achille Calzi y la Zoli y Melandri) que Faenza ha involucrado, además de cerámica, diversos sectores artísticos locales: desde el hierro forjado  y mobiliario a la carpintería (como por ejemplo la carpintería Casalini, la cual es famosa por su larga tradición artesana, por sus  hábiles talladores, marqueterías y colaboraciones con diferentes artistas).

Write a response

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Close
Your custom text © Copyright 2018. All rights reserved.
Close