Search

Gian Lorenzo Bernini. El Barroco en Italia

Gian Lorenzo Bernini se considera universalmente uno de los grandes pintores del Barroco en Italia. No solamente era escultor, si no también arquitecto, pintor, urbanista, escenógrafo y punto de referencia para toda una generación de artistas. Bernini tiene un lugar privilegiado tanto en los libros de arte como en el Olimpo de los grandes pintores que han hecho Historia.

GianLorenzoBernini-italiantraditions

Autoritratto malinconico

Bernini nació en Nápoles en 1598, su padre Pietro era un escultor toscano y su madre, Angelica Galante, tenía orígenes napolitanos. Gian Lorenzo tuvo su primer contacto con la escultura gracias a su padree, que entonces trabajaba en la Certosa di San Martino a las órdenes del Virey.

En 1606, Pietro Bernini fue llamado por el Papa Paolo V para construir la Capilla Paolina de la iglesia de Santa Maria Maggiore, y aquí comenzaron los años de aprendizaje de Gian Lorenzo Bernini. Bajo la tutela de su padre, comenzó a trabajar para Ponio, contribuyendo a la realización de obras como Priapo y Flora en Villa Borghese, el Fauno entretenido por cupidos y algunas obras de la Capilla Barberini.

Bernini-italiantraditions

San Lorenzo de la Retícula

Las primeras obras que llevaron su firma como artista autónomo son San Lorenzo de la Retícula y San Sebastián, realizadas entre 1614 y 1619.

Posteriormente, bajo el mecenazgo del cardenal Maffeo Barberini, Gian Lorenzo Bernini intervino en la Piedad inconclusa de Miguel Ángel. Después trabajó para el cardenal Borghese que, debido a sus dotes, decidió convertirse en su mecenas.

Il Ratto di Proserpina

Entre 1618 y 1625 Bernini da a conocer toda su grandeza realizando obras como Eneas, Anquises y Ascanio, el Rapto de Proserpina, el David y Apolo y Dafne para la villa de Scipión Borghese en Porta Pinciana. En esos años su actividdad incluía retratos de bustos, con gran expresividad y sentido dramático.

Pero la auténtica subida al panteón de los dioses de Gian Lorenzo Bernini llegó con el Papa Urbino VIII, que lo quiso en el Vaticano y lo convirtió en su protegido.

Desde aquel momento, la vida personal y profesional de Gian Lorenzo Bernini da un giro de 360 grados; su trabajo creció notablemente, se convirtió en comisario y revisor de las obras de la fuente de Piazza Navona, en director de la Fonderia di Castel Sant’Angelo y en superintendente de Acqua Felice.Seguidamente, se convirtió en director de los trabajos de San Pedro, realizando, entre otras obras, el famoso Baldacchino, estructura en bronce que protege la tumba de San Pedro. Otra obra famosa en Roma que nació de su ingenio es el Tritón.

En 1651, Bernini recibió el encargo de realizar la Fuente de los Cuatro Ríos, en la Piazza Navona, después de la muerte de Urbino VIII.

Obelisco della Minerva

Con el Papa Alejandro VII, Bernini conoció su momento de gran notoriedad, convirtiéndose en el artista preferido de la corte papal. El Pontífice, lo incluyó en su proyecto de renovación urbanística de Roma, encargandole estatuas como Daniel y Abacuc con el Ángel, colocadas en la iglesia de Santa Maria del Popolo, y la realización del Obelisco de Minerva en el Panteón.

Bernini-italiantraditions

Estasi Ludovica Albertoni

En este momento, la notoriedad de Bernini se hizo internacional, e incluso fue llamado por el ministro francés Colbert, que le encargó la restauración del Palazzo del Louvre. Vuelto a Roma, Bernini terminó el monumento de Alejandro VII y realizó otras obras como el Éxtasis de la Beata Ludovica Albertoni, el altar de la Capilla del Santísimo Sacramento en San Pedro o el busto de Gabriele Fonseca en San Lorenzo.

Write a response

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Close
Your custom text © Copyright 2018. All rights reserved.
Close